937 Broad St, Providence, RI 02905 (401) 941-4610

Conocenos

NuestraHistoria

Manuel comenzó a trabajar en el mundo de la gastronomía a la edad de 14 años, laborando en un restaurante irlandés, en la ciudad de Nueva York. Fue allí donde adquirió conocimientos en todo lo relacionado con el manejo de un restaurante, siendo las compras el área donde más se desarrolló, lo que luego le serviría de plataforma para iniciar su propio negocio.
Fue su padre quien inició primero en Providence el negocio de La Gran Parada Restaurant, en 1985, junto a su esposa y otros miembros de la familia. En su primera etapa el restaurante era pequeño, con solo unas cuantas mesas, prácticamente era una tercera parte del espacio que ahora ocupa. Al cabo de algunos años se le presentó a Manuel la oportunidad de adquirir el negocio, lo cual hizo, sin dudarlo, invirtiendo en ello todos sus ahorros.
Como todo comienzo, al principio no fue fácil, especialmente porque Manuel se enfrentó al desafío de echar hacia adelante un negocio con deudas y sin liquidez monetaria. Se vio obligado a solicitar crédito y recuerda que las primeras mercancías las tomó en Quisqueya Market y Quality Beef.
Cuando el negocio empezó a estabilisarze, el equipo creció con la incorporación su ex esposa y algunos familiares de ésta, quienes también trabajaron duro en La Gran Parada por muchos años. Al cabo de un tiempo, Manuel quedó nuevamente como único encargado del establecimiento.
Siempre tratando de innovar en el negocio de la comida criolla hispana, y a pesar de que tenía pocos recursos, Manuel pudo hacerle algunas remodelaciones al negocio. Contrató más empleados y diversificó y amplió su menú, incluyendo una variedad de platos con precios absequibles.
Con muchos sacrificios personales las cosas fueron cambiando económicamente para Manuel, hasta que pudo comprar el edificio donde hoy funciona el restaurante.
Como pueden ver, la historia de La Gran Parada Restaurant es un testimonio de determinación, fe, disciplina, y trabajo arduo, tanto para Manuel, como para todas las personas que han pasado por el restaurante, y no hay nada mejor que eso para él.